¿Quién es Lain?

“Lo que no se recuerda nunca ha sucedido. Nuestra memoria es solamente un registro. Sólo hay que reescribir este registro”. Con esta frase podemos resumir el tema principal de Serial Experiments Lain, la serie de dibujos en donde una niña se descubre a sí misma, rompe la delgada línea que separa el mundo virtual y el mundo real y es capaz de reformatear el mundo, como si fuera un disco duro.

Serial experiments Lain es una serie de televisión de dibujos animados japoneses dirigida al público adulto. Nada más echar un vistazo a la serie, nos damos cuenta de que esta producción no encaja dentro del modelo de series de dibujos tradicionales. Las figuras de los personajes son sutiles, los fondos son borrosos, hay ausencia de sonidos, los personajes mantienen diálogos escasos y durante la serie aparecen escenas largas totalmente en silencio. Este ambiente ambiguo, borroso y misterioso oculta una trama profunda e inteligente en donde se requiere la activa comprensión del público, ya que hay pocas pistas para desentrañarla.

La historia tiene lugar en Tokyo, Japón. Las primeras imágenes sitúan al espectador en la vida de la ciudad, en donde una niña se quita la vida arrojándose desde la azotea de un edificio. Poco después, todos los alumnos del colegio al que acudía la niña suicida reciben un misterioso email con su nombre. En este correo la niña afirma que no está muerta, y que Dios existe en la red.  Una de las escolares que recibe el mail, Lain, es una niña retraída, que se interesa poco por la informática y que tiene escasa relación con sus compañeros. A partir del email de la suicida, Lain comienza a interesarse por la informática y a navegar por la red, descubriendo un mundo diferente que irrumpe en su propia cotidianeidad.

La indefinición en la que cae la “realidad” le da a la serie un carácter alucinatorio muy perturbador. Lo que Serial Experiments Lain tematiza centralmente son estos bordes porosos entre el mundo virtual y el mundo real, así como  la cuestión de la identidad y la posibilidad de asumir múltiples versiones de uno mismo. Poco a poco, Lain descubre que hay otras versiones de sí misma circulando por la red, lo que comienza a generar problemas, ya que sus personalidades son muy diferentes.

Con este desdoblamiento de personalidad, Lain comienza a dudar de sí misma (“¿Quién es realmente Lain?”) y del mundo que la rodea. Constantemente se pregunta si sus padres son realmente sus padres, si el nombre sirve para identificar a una persona o si el mundo real es tan verdadero como dicen.

Al mismo tiempo, las líneas que separan el mundo virtual y el mundo real comienzan a ser más difusas, hasta el punto de que Lain cambia de personalidad en una misma conversación. Además, poco a poco comienzan a sucederse en la realidad acontecimientos absurdos o inverosímiles, que indican la fusión que se está produciendo entre los dos mundos.

Lain vive esta situación trágicamente, ya que las otras versiones de sí misma la suplantan en la vida real. Aperecen concretamente tres versiones de este personaje: la niña tímida e infantil, que tiene el cuarto lleno de osos de peluche; la segunda Lain, con mayor autonomía y decisión, busca en la red, se enfrenta al mismo Dios y no tiene miedo; por último, la tercera versión es indiscreta y maligna. Lain intenta matar a esta última copia, pero ésta le dice riéndose: “¿De verdad vas a matarte a ti misma?”

Otro de los temas vinculados con esta serie es la vinculación entre la conciencia y el estado físico de un individuo. Este tema se refleja en uno de los episodios, donde un grupo de hackers fusiona deliberadamente en la red un juego infantil con un juego de violencia para adolescentes. La serie muestra a una pequeña niña que persigue a un joven; esta niña es fantasmagórica, por lo que el joven  “carga” un arma virtual y dispara la niña hasta vaciar el cargador. Sin embargo, al salir del juego virtual y volver al mundo real, el joven comprueba que realmente ha matado a la niña. Con este ejemplo, el director de la serie nos da a entender queas personas existen en tanto que “conciencia” en la red. Y ésta tiene  además una relación directa con el cuerpo material del individu; si la conciencia recibe la información de “muerte”, el cuerpo muere. También es un argumento que vale en el sentido contrario: la niña suicida del principio se desprende de su cuerpo físico, para seguir existiendo en tanto que conciencia en la red. Desde esta perspectiva, la virtualidad puede ser la perpetuación de la vida y constituye una realidad más real que la existencia física.

El final de la serie, en mi opinión, es un final grandioso. Lain descubre que la fusión entre el mundo virtual y la realidad es irreparable, y sabe que sólo ella es capaz de arreglar ese problema, porque ha descubierto que las mentes de las personas son como un disco duro, es decir, pueden borrarse y empezar desde cero. El mundo y las pers0nas existen porque aparecen ante los ojos de los demás. Con esta idea en mente, Lain “reformatea” el mundo, para que la humanidad empieze de cero. No obstante, las personas no volverán a recordar a Lain, y ésta quedará vagando sola en la nada.

Fuente: PAPALINI, Vanina.Anime. Mundos tecnológicos, animación japonesa e imaginario social.Ediciones La Crujía, Argentina, 2006.

Deja un comentario

Archivado bajo Cómic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s